Bulgaria y Turquía compiten por albergar la nueva planta industrial de Volkswagen

La importante fábrica representa una inversión sin precedentes y creará cinco mil nuevos empleos.

En noviembre de 2018 la compañía alemana Volkswagen dió a conocer sus intenciones de construir una nueva planta industrial en algún país de los Balcanes.

Con el paso del tiempo, las autoridades y la prensa de Bulgaria, Rumanía, Serbia y Macedonia del Norte avivaron los rumores y la disputa por acoger esta importante fábrica.

La creación de una nueva planta en los Balcanes está ligada a los planes de cambio y ahorros de costes que tiene como meta Volkswagen.

Estos planes contemplan también la posibilidad de recortar entre 5,000 y 7,000 empleos en su planta de Wolfsburgo, Alemania. El motivo principal estaría relacionado con la producción de los nuevos coches eléctricos que, según representantes de la administración, requiere 30% menos de tiempo y trabajo.

La industria automotriz en Europa se encuentra en un momento difícil: Las compañías deben invertir en investigación y nuevas tecnologías como los nuevos coches eléctricos, que al principio no dejarán muchas ganancias.

Para enfrentar este desafío, Volkswagen decidió implementar un cambio en la producción de sus vehículos en el continente europeo. De este modo, transformará tres plantas industriales en Alemania para adecuarlas a la producción de los nuevos coches eléctricos. Se trata de las fábricas de Zwickau, Emdem y Hannover.

Mientras tanto, la producción del modelo Passat será trasladada a la planta en la ciudad Kvasiny, República Checa. Los modelos que actualmente se producen en esa fábrica checa (Skoda Karoq y Seat Ateca) serán los que pasen a producirse en la nueva planta de los Balcanes, además de otros modelos que se irán incorporando con el tiempo.

Skoda Karoq
Skoda Karoq.

Tan pronto se conoció la noticia, autoridades de gobierno de los países involucrados se pusieron en contacto con directivos de Volkswagen con el fin de encontrar la locación adecuada para la nueva fábrica.

Bulgaria destacó su estabilidad política, economía en crecimiento, cooperación con Alemania y su condición como miembro de la Unión Europea como ventajas para acoger la millonaria inversión.

Cruzando la frontera, en Serbia, autoridades también se pusieron en contacto con Volkswagen. El sitio mencionado por los Serbios fué Kragujevac, donde actualmente funciona una planta de Fiat que podría ser abandonada, dejando un amplio lugar libre y en situación de desempleo a muchos trabajadores con gran experiencia en la industria.

También se mencionó a los países de Rumanía y Macedonia del Norte como posibles destinos de la nueva planta.

Seat Ateca
Seat Ateca.

Volkswagen decidirá el destino de la millonaria inversión

El pasado 14 de mayo tuvo lugar una reunión de la junta directiva de Volkswagen, en donde decidió iniciar conversación con algunas ciudades de Bulgaria y Turquía.

Este hecho despertó el rumor que la compañía ya no estaría interesada en otros países y que la inversión final posiblemente quede en Bulgaria o Turquía.

La automotriz alemana necesita un emplazamiento de enormes dimensiones, con disponibilidad de electricidad industrial, gas y agua. El lugar debe estar conectado por autopista y vías férreas, además de encontrarse próximo a un aeropuerto y a centros urbanos en donde conseguir mano de obra calificada.

Bulgaria presentó como posibles candidatos los lugares de Kremikovtzi y Rakovski. Kremikovtzi se encuentra 20 kilómetros al noreste de Sofia y se trata de un lugar de unos 4,000 acres (1,618 hectáreas) donde funcionaron fábricas metalúrgicas en el pasado. El lugar cumple con prácticamente todos los requisitos de Volkswagen.

Mientras tanto, Rakovski es un moderno parque industrial ubicado 22 kilómetros al noreste de la ciudad de Plovdiv.

Kremikovtsi, Bulgaria
Kremikovtsi, Bulgaria.

Los sitios presentados por Turquía son Esmirna y Gölcük. Esmirna es una ciudad ubicada en las costas del Mar Egeo, al oeste del país. El posible lugar tiene una superficie de 1,853 acres (750 hectáreas) con un moderno desarrollo industrial y la presencia de varios proveedores de componentes automotrices.

Mientras que el segundo sitio es Gölcük, a 120 kilómetros de Estambul, donde actualmente Ford fabrica automóviles ligeros y donde Volkswagen considera producir furgonetas en asociación con el mencionado fabricante estadounidense.

La nueva planta industrial de Volkswagen estará operativa a fines de 2022 o principio de 2023, producirá unos 1,000 vehículos al día, es decir alrededor de 360,000 vehículos al año y generará unos 5,000 nuevos empleos. Se trata de una inversión de 1,400 millones de euros, probablemente una de las más importantes en la historia de esos países.

El destino final de la nueva planta industrial del Volkswagen será conocido en el mes de octubre.

Fuente: Volkswagen, Mediapool.bg, FinancialObserver.eu. Imágenes: Richard Bartz, André Karwath Aka, Vauxford, Jakub “Flyz1” Maciejewski, Edal Anton Lefterov.
Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *